CREACIÓN DE PARQUES MODULARES, SOLUCIÓN A LAS ALTAS TEMPERATURAS EN LA CIUDAD

1,596

Para contrarrestar los graves efectos de las islas de calor urbanas, Víctor Luis Barradas Miranda, investigador del Instituto de Ecología (IE) de la UNAM, propone como alternativa la creación de parques modulares, cuyo diseño integral combine la alta eficiencia del ecosistema con estándares estéticos que consideren la arquitectura del paisaje.

Los investigadores Víctor Luis Barradas y Mónica Ballinas hicieron un modelo de mitigación de la isla de calor (sitios en donde la temperatura es más alta que en los alrededores debido a una excesiva urbanización) utilizando cuatro especies de árboles, dos nativas del Valle de México: liquidámbar (Liquidambar styraciflua) y fresno (Fraxinus), y dos introducidas: el trueno (Ligustrum lucidum) y un tipo de eucalipto (Eucalyptus camaldulensis).

Luego de varios estudios, concluyeron que “se necesitan 17 árboles de liquidámbar ya maduros (como de 30 años) por hectárea para bajar la temperatura un grado Celsius”. Con nueve árboles de fresno o 16 de trueno se obtiene el mismo resultado. El más eficiente es el fresno, pero se pueden hacer arreglos y combinar varias especies. Si quiero bajar la temperatura hasta tres grados, necesito 51 árboles de liquidámbar y 25 fresnos. Son alternativas”, remarcó.

El experto aclaró que las islas de calor no son exclusivas de las ciudades, también hay en la naturaleza. Por ello, la opción de los parques modulares podría aplicarse también en grandes extensiones de campo, con tierras improductivas. “Allí hay espacios homogéneos que no existen en las urbes, además no hay edificios ni calles que dificulten el proyecto”, resaltó.

Barradas Miranda pretende concretar su idea en el centro histórico de la Ciudad de México, y para ello cuenta con la colaboración del Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad (PUEC). “En el futuro se tendrían que tomar en cuenta estos proyectos ante cualquier plan de urbanización”.

Tras recordar que comenzó su modelo hace 10 años, expuso: “diseñamos con un algoritmo un parque de 50 por 50 metros, con arquitectura de paisaje; se contempló la función y la estética, y son módulos que pueden ser repetitivos o alternados”. El proyecto ya fue enviado para su probable publicación.

Finalmente, Víctor Luis Barradas Miranda remarcó que la solución natural de los parques modulares podría replicarse en varias áreas del país.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More